Adicción a Internet

Información y consejos para evitarla


5 comentarios

Hallan una relación entre depresión y adicción a Internet

Según un reciente estudio publicado en el número de febrero de la revista Psychopathology los usuarios compulsivos de Internet que tienden a tener más interacción social virtual (salas de chat y redes sociales online) que real, podrían sufrir depresión. El estudio se presenta como el primero de gran alcance entre la juventud occidental sobre ciberadicción y depresión.

La autora principal del informe, Catriona Morrison, de la Universidad de Leeds advierte de que la navegación adictiva puede tener un grave impacto en la salud mental. Explica que Internet proporciona un refugio para cierto tipo de gente y que la adicción a la Red es un síndrome auténtico.

Para la mayoría de la gente, Internet es algo adaptativo y útil, pero para otras es compulsivo y dañino, afirma Morrison, aunque para ella no está claro si Internet hace que nos deprimamos o es más bien que la gente deprimida tiende a estar en Internet.

Del grupo objeto de estudio (1.319 personas entre 16 y 51 años) el 1,2% fueron clasificados como adictos a Internet y mostraron una incidencia más alta de depresiones moderadas o graves.

Los adictos a la Red se caracterizan por resultarles difícil el control del tiempo que pasan online, hasta el punto que interfiere con sus actividades fuera de la Red. Suelen pasar su tiempo en webs pornográficos, de juegos online o en comunidades virtuales (redes sociales).

El estudio también concluyo que los usuarios más jóvenes presentan una mayor probabilidad de ser adictos, con una edad media de 18 años entre los adictos detectados en el estudio.

Los autores recomiendan que la adicción a Internet sea incluida como un desorden mental específico y que se le comienza ya a prestar la debida atención.

Fuente: WebMD

Anuncios


Deja un comentario

Cifran en 20.000 el número de adictos a Internet en Ferrol

Informes de referencia sitúan en torno al 12% el riesgo que tienen los jóvenes gallegos de desarrollar una adicción vinculada a las nuevas tecnologías. El Estudio epidemiológico sobre adicciones del catedrático de Psicología Clínica Elisardo Becoña (Universidade de Santiago) precisa en un 12,7% el riesgo de adicción a Internet en el medio urbano gallego (con Vigo como referencia).

El cibersexo, la conexión compulsiva a la Red o el juego on-line atrapan con facilidad, pero también hay adolescentes que se enganchan al móvil, hasta el punto de que el 38% de los alumnos de bachillerato admiten sentir ansiedad cuando se ven privados de él.

Pero los estudios han dado paso a la fase clínica de un problema conocido técnicamente como desorden de adicción. Siete de cada diez pacientes del área de Psiquiatría del hospital Arquitecto Marcide de Ferrol sufren trastornos asociados a Internet. Y su responsable, Antonio Núñez, cifra en 20.000 el número de afectados en la ciudad y su entorno.

Los expertos distinguen entre la adicción pura a Internet o al móvil y aquellas patologías clásicas que encuentran en la tecnología actual un vehículo nuevo. Así, eBay sustituye al comercio en las compras compulsivas, como el web de contactos al prostíbulo y la apuesta on-line al casino o al bingo. En la Agaja hay actualmente siete personas a tratamiento en relación con Internet.

El director terapéutico de Agaja recuerda que el 80% de los adolescentes de 14 a 21 años usan Internet para chatear o jugar.

Fuente: La Voz de Galicia


Deja un comentario

El 7% de los adolescentes catalanes sufre adicción a Internet

El 7% de los adolescentes catalanes sufre adicción a Internet y a los videojuegos on line. Lo constata el psicólogo Josep Lluís Matalí, responsable de la unidad de adicciones del Hospital de Sant Joan de Déu de Esplugues, centro que en el último año ha tratado a una veintena de adolescentes con grave dependencia de las Nuevas tecnologías. “Y van en aumento”, indica.

“Si nadie les pone límites, pueden estar en el chat de las diez de la noche a las cuatro de la madrugada, y por la mañana no se podrán levantar”, relata Matalí.

Esa conexión es una necesidad con los síntomas de una adicción y múltiples problemas colaterales: muchos afectados sufren alteraciones del sueño, de la higiene, y aunque resulte paradójico, cada vez están más solos.

“Al el messenger es la vía por la que muchos adolescentes que se relacionan con dificultad mejoran su vida social, pero, muy pronto, esa vinculación se vuelve en su contra”, explica Matalí. “El miedo al ridículo, la inseguridad, la tendencia a infravalorarse y el miedo al rechazo que los llevó a volcarse en las TIC los hunde en una enorme desconfianza hacia su propia capacidad personal de relacionarse, y aún se aislan más”, añade el psicólogo en el ensayo Adolescents i noves tecnologies: innovació o adicció”, del que es autor junto al psiquiatra José Ángel Alda.

En cualquier caso, añaden, una relación a través de internet resulta desproporcional: “Permite jugar con la verdadera identidad, y eso induce a la desinhibición y a la pérdida de pudor para expresarse”,

Matalí propone la abstinencia como inicio de la solución. “Durante una o dos semanas, el ordenador queda vetado en casa para quien sufre el problema de dependencia –explica–. Se le anima a hacer lo que antes era una vida normal: salir con los amigos”. Después, se le permiten hacer los trabajos de clase que ha de redactar en el ordenador, pero el aparato ya no estará en la habitación del chico o chica dependientes. Lo adecuado es instalarlo en el comedor o en un lugar de estudio que compartan con algún hermano. La idea es que no se conecten más en soledad.

Los médicos calculan que entre el 2,5% y el 4% de los adultos españoles sufren dependencia de algún recurso de las nuevas tecnologías, en especial, de internet.

El 74% de los españoles de 15 a 19 años usan a diario internet. Dedican, como mínimo, una hora al diálogo escrito y, después, en el caso de los chicos, pasan a los juegos: de acción, aventura, deporte, simulación o estrategia. Las chicas utilizan internet, de forma especial, para mantener conversaciones en tiempo real.

Fuente: argijokin.blogcindario.com


Deja un comentario

Casi el 65% de los menores de entre 14 y 19 años se comunica a través de Internet

El 70% de los menores juega on line a diario, y en torno al 60% se comunica fundamentalmente a través de Internet. Son conclusiones del estudio que Begoña Gros, vicerrectora de Innovación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), ha presentado en la sesión sobre “Videojuegos, internet y blogs”, organizado por la Filial del Vallès Oriental de la Academia de Ciències Mèdiques i de la Salut de Catalunya i Balears y el Casal del Mestre de Granollers.

las nuevas tecnologías suponen para los jóvenes la principal fuente de relaciones, comunicación y ocio. Según explicó Begoña Gros, el 94% de los jóvenes entre 14 y 19 años y el 65% de los chicos entre 10 y 14 años se valen de las nuevas tecnologías digitales para comunicarse a través de SMS, hacer fotografías y escuchar música. Inmediatamente después en el ranking de utilización de las herramientas tecnológicas se sitúa la mensajería electrónica (el Messenger), las descargas de música y películas, los chats, foros, blogs y las redes sociales.

Según la exposición de Begoña Gros, las nuevas tecnologías influyen en los cambios de comportamiento. Así pues, se producen cambios en la concepción del espacio y el tiempo, en las formas de comunicarse y de conocimiento, así como una nueva manera de realizar las tareas cotidianas. Este hecho supone que se produzca “una transformación en la forma de producción del conocimiento y en los modelos centrados en la participación y la comunicación. Consecuentemente, “la escuela debe integrarse en la cultura digital, aportar las competencias necesarias para vivir en la sociedad digital e integrar la red y vivir en la red”, concluye Gros.

Fuente: acceso.com


Deja un comentario

Un 10% de los menores catalanes es en alguna medida adicto a Internet

Cerca de 125.000 niños catalanes de hasta 18 años, un 10% pueden ser adictos a las nuevas tecnologías, entre ellas Internet. Es la estimación que hace José Antonio Larra, director médico del Sagrat Cor de Martorell y psiquiatra.

Larraz alerta que estas “recientes” adiciones afectan a gente “normal”, es decir, sin ningún tipo de trastorno, y que cada vez abarcan a una parte más numerosa de la población. De todas formas, hay algunos factores de riesgo que pueden desencadenar en una adicción.

¿Afición o adicción?

¿Cómo saber si nos gusta pasar horas con la consola, internet o estamos enganchados? Para el Dr. Larraz se trata de un límite complicado que resume con el enunciado “afición o adicción”. Así, un aficionado, por ejemplo, a la consola disfruta delante de la pantalla pero puede dejar este hábito cuando quiera. Es decir, con la afición la persona controla la situación. En cambio, nos puede hacer pensar que tenemos un problema de adicción cuando no somos capaces de dejar lo que estamos haciendo o cuando lo dejamos pero esto nos genera sufrimiento e incluso ansiedad. Estas adicciones se traducen en un pensamiento obsesivo, desinterés por otras actividades y, sobre todo, una alteración de la vida cotidiana.

Un año de tratamiento

Una vez detectado el problema, paso que en muchos casos hace la familia del afectado, se debe empezar un tratamiento que en los pacientes del Dr. Larraz consta de dos fases. Una intervención individual y otra grupal que sirve para intercambiar experiencias con otros “adictos” que están en una fase de terapia más avanzada y que, por tanto, pueden servir de espejo en el que mirarse a los que se inician en el tratamiento. La consecuencia final es que la persona sea capaz de dejar de ser dependiente del móvil.

Con todo esto, y si la adicción tiene que ver con “aspectos de la cultura general del consumismo y no con un trastorno de la personalidad” los resultados se empiezan a ver pronto. Y se podrá hablar de curación en aproximadamente un año. Pero Larraz subraya la importancia de la educación para no engancharse o para no volver a recaer.

Fuente: lavanguardia.es